Archive for the ‘Delito de violación’ Category

Caso Instituto San Felipe. Suprema Corte de Justicia de la Nación

30 agosto 2011

 Los ministros de la Suprema Corte de Justicia y los ciudadanos

 

José Bonilla Sada
 
07 de junio de 2011

Cuando un abogado tiene un asunto que va a ser resuelto por una Sala o el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es natural y hasta obligatorio que pretenda visitar primero al ministro ponente así como a los demás ministros que votaran el proyecto.

Sin embargo, obtener una cita con los ministros es toda una aventura, ya que se requiere cumplir con ciertos requisitos como que el asunto haya sido listado para resolverse en la sesión siguiente. Esto deja muy poco tiempo, puesto que los ministros solo atienden a los litigantes los días viernes en un horario que corre por lo general de las 10:00 a las 14:00 horas. Lo anterior significa que en términos generales, solo va a haber un viernes entre la fecha que se lista y la de la sesión, por lo que obtener las citas con cinco ministros si se trata de una resolución de Sala es algo complicado y si se trata del Pleno, es imposible visitar a los 11 ministros. Además, no todos los ministros atienden a la ciudadanía en el edificio sede de la Suprema Corte de Justicia, que se encuentra ubicado en Pino Suárez, ya que algunos de ellos, reciben en las oficinas que tienen en la sede alterna que se encuentra ubicada en Avenida Revolución por el rumbo de Altavista.

En estas visitas, que como se mencionó generalmente ocurren con unos cuantos días anteriores a la sesión de votación, los litigantes por regla general, entregan a los ministros algún escrito o documento en donde se resaltan los puntos a favor con que se cuenta, para tratar de convencer de que el que esta presente es el que tiene la razón. Algunos los aceptan y otros se niegan a recibirlos.

Paralelo a lo anterior, es importante recordar que en toda controversia judicial existen cuando menos dos partes y ambas quieren ganar, por lo que es común que en las salas de espera de los Ministros coincidan, lo cual no es del todo sano, en especial en aquellos asuntos en donde ha existido roce personal o mediático entre las partes.

A manera de denuncia pública comento que el pasado trece de mayo, la Sra. Leticia Valdés y el suscrito logramos obtener una cita con la Ministra Margarita Luna Ramos en su oficina de la sede alterna del Poder Judicial Federal, en donde acudimos a explicar porque debía negarse un amparo directo que promovió una maestra acusada de coparticipar en el delito equiparable a la violación, de un menor de cuatro años en el Instituto San Felipe de Oaxaca. Estando exponiendo nuestros puntos de vista, la ministra le solicito a la Sra. Valdés si le podría dejar ver una foto de su hijo, una vez satisfecho lo anterior, la Ministra dijo si sería posible que se le obsequiara una foto del niño, que le gustaría mucho. Parecía conmovida y sumamente preocupada por el menor. Unos días después manifestó en la sesión que la violación jamás aconteció. Esto evidentemente es una burla tanto para la familia como para el niño afectado así como para todos los menores abusados en el País que andan por la cantidad de 16,000 anualmente. ¡Vergonzoso!

Grave incidencia del delito de violación en México. Es urgente y necesario insistir en la denuncia

8 enero 2011

Ocurren 450 mil violaciones sexuales al año en México

TOLUCA, Méx., enero 8 (EL UNIVERSAL).- De acuerdo a la especialista de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Velvet Romero García, anualmente en México ocurren alrededor de 450 mil violaciones, de las cuales, 90% son cometidas por varones en contra de las mujeres y sólo alrededor de 14 mil son denunciadas, lo que pone en evidencia la desigualdad sexual existente en la cultura, traducida en violencia y desprecio hacia lo femenino.

En el marco de la conferencia sobre la “Violencia como acto discursivo del poder”, destacó que la violación es un comportamiento intencional usado por una persona para ganar control sobre otra y limitar su autonomía.

Al tiempo que explicó que el ejercicio abusivo del poder, la cual implica la pérdida de poder de otro y representa la habilidad de una persona para hacer que otras actúen en contra de sus deseos; la violación más que atracción, lleva consigo la consigna del “derecho a la muerte y el poder sobre la vida”, apuntó.

Romero García destacó que el fin último del quebrantamiento no es la gratificación sexual, como afirman las posturas clínicas, sino el ejercicio abusivo del poder; comentó que desafortunadamente el acto es tan antiguo como la historia de la humanidad.

Señaló que si la violación ha existido a lo largo de la historia, es porque persiste una “reiteración de la supremacía masculina y el ejercicio del derecho de posesión y uso de la mujer como objeto de placer”.

Mientras abundó que al ser una constante histórica, no puede verse desde el modelo clínico, que convierte al violador en un “enfermo mental” y lo excluye de toda responsabilidad, pues la ideología del violador se nutre de la misma cultura de la que procede, una cultura que codifica a la mujer, otorgándole la categoría de objeto que se puede tener.

Puntualizó que en dicho sentido, el acto en sí, demuestra a otros hombres la superioridad para humillar, ridiculizar e interiorizar; la transgresión y los mensajes de la violación son producto de la lógica de la cual se nutre la discriminación de género.