Posts Tagged ‘indemnización a víctimas’

Legionarios de Cristo. Periódico Reforma

21 noviembre 2010

Estudia Legión indemnizar a víctimas

 

Corcuera habló al margen de las celebraciones por la creación de 24 nuevos Cardenales

Irene Savio/Corresponsal

Ciudad del Vaticano,  El Vaticano (21 noviembre 2010).-   La Legión de Cristo está estudiando indemnizar a las víctimas de Marcial Maciel, fundador de esa congregación mexicana y acusado de haber llevado una vida sin escrúpulos, de acuerdo con El Vaticano, afirmó el actual líder de la orden, Álvaro Corcuera.

“Yo creo que todo ese campo todavía no se concluye, es un tema directamente ligado con las comisiones, pero indudablemente este tema (la indemnización a las víctimas) se tratará en las comisiones”, afirmó Corcuera en la primera entrevista a un grupo de periodistas, entre ellos REFORMA, luego que dicha orden fuese intervenida por el Papa.

Las víctimas han sufrido muchísimo, lo que hace comprensible que tengan una actitud tan negativa, por todo lo que han pasado, reconoció el prelado.

En cambio, en cuanto a la críticas sobre que él y la cúpula sigan en sus cargos, dijo que no es una decisión que depende de él, sino de Benedicto XVI.

“El Papa en el momento en que permite que se mantengan los superiores; no es que nosotros queramos ser los superiores a toda costa (…) yo creo que es muy importante saber que él pretende dar una seguridad y también ofrecer unos tiempos”.

“Es un periodo que requiere paciencia, y la paciencia a todos nos cuesta, no es fácil la paciencia pero en cosas tan delicadas e importantes se requiere paciencia”.

Corcuera emitió sus declaraciones en una entrevista concedida al margen de las celebraciones este fin de semana por la creación de 24 nuevos Cardenales, entre ellos Velasio de Paolis, delegado del Papa ante a la Legión.

En esta línea, consideró que De Paolis, experto economista y presidente del Consejo para los Asuntos Económicos del Vaticano, garantiza cambios dentro de la Legión.

“(De Paolis) tiene mucha experiencia, es importante, nosotros en el campo económico, se ha hablado muchísimo, tenemos auditorías externas e internas, de tal manera que todos nuestros procedimientos pueden ser revisados”.

“Claro que es un momento en el cual nosotros tenemos que ir a fondo”.

Anuncios

Aborto y pedofilia

4 junio 2009

Con fecha 03 de junio del año en curso el periódico La Jornada publicó la opinión siguiente: 

Aborto y pedofilia
Arnoldo Kraus

¿Tienen “algo” en común el aborto y la pedofilia? No y sí. No en la realidad. Sí en el lenguaje de los ministros del Papa. El no retrata la vida. El sí es parte de un discurso eclesiástico dogmático. El no distingue dos situaciones distintas. El sí intenta ligar dos problemas que nada tienen en común. El no apela a la razón. El sí a la fe. El no lo escuchan creyentes (en Dios) y no creyentes (en Dios). El sí resume gran parte de la filosofía de las religiones: la fe no requiere de la razón. El embrollo de las religiones actuales es el tiempo y la contumacia de los ministros que ignoran que Dios ha cambiado, que el Dios original no puede ver con buenos ojos lo que sucede en el mundo. Entre el siglo XXI y el advenimiento de los dioses y de las religiones ha pasado mucho tiempo.

El cardenal Antonio Cañizares, quien ocupa un ministerio en la curia del Vaticano, afirmó, cuando reflexionaba acerca de los abusos sexuales y sevicias a menores cometidos en internados católicos en Irlanda entre 1950 y 1980, que “no es comparable lo que haya podido pasar en unos cuantos colegios, con los millones de vidas destruidas por el aborto”. Lo grave de la afirmación de Cañizares es que no sólo es su opinión: su voz y su postura es la del Vaticano y de la Iglesia católica que avala esos razonamientos. De no ser así, algo, además de unas pocas palabras, hubiese ya sucedido contra los abusos perpetrados por algunos miembros del clero católico.

Tras los escándalos y la pena católica por lo sucedido en las manos y en los genitales de religiosos en Estados Unidos, México, Francia, Inglaterra y Australia llega Irlanda. Salvo por la nacionalidad y la religión de los obispos la historia es la misma: abusos impensables contra menores, falta de acción contra los abusadores y ocultamiento de los nombres de los responsables. La complicidad de la jerarquía católica es alarmante. No denunciar y no castigar es sinónimo de aceptación y, ¿por qué no?, al aceptar los hechos se permite que los abusos continúen y, en algunos casos, ¿por qué no?, que se estimulen esos latrocinios. El secretismo de la Iglesia habla de cerrazón, de vergüenza y de conveniencia. La doble moral corre por los pasillos del Vaticano. Ocultan los nombres de sus abusadores y no los condenan. Alaban al siniestro Berlusconi cuando éste apoya al prelado en contra de la decisión médica de permitir que Eluana Englaro muera. En el diccionario del Vaticano la palabra contradicción no existe.

Hace pocos días, la representante para Europa de Catholics for Choice, Elfriede Harth, aseguró que “los obispos sólo protestan por asuntos de la zona pélvica, no por guerras ni por vulneraciones de derechos humanos”, a lo que se deben agregar disparates como la postura de Cañizares. La misma funcionaria de Católicas por el Derecho a Decidir nos recuerda lo que los librepensadores repiten cuando se trata del aborto y cuando se habla de que dentro de la Iglesia han existido otras iglesias. San Agustín afirmaba, por ejemplo, que “el aborto no debe considerarse homicidio porque en los primeros meses no se ha instalado el alma en el cuerpo”, mientras que Santo Tomás “aceptaba que el aborto podría llevarse a cabo hasta los 40 días de gestación si se trataba de un varón y hasta los 90 si era niña, ya que sólo a partir de esas fechas era cuando realmente se había formado el ser humano”.

El argumento del cardenal Cañizares es abominable. Los fetos y los embriones tienen valor y derecho a la vida. Las vidas lastimadas, y en ocasiones destruidas, de los niños abusados y violados que acudían y acuden –el caso mexicano del pederasta Marcial Maciel es muy fresco– a escuelas católicas y que se convirtieron en víctimas de la curia valen menos que las de los embriones. Es también abominable porque la Iglesia financia campañas antiaborto pero no indemniza a las víctimas de sus miembros. ¿Cuándo la verdad?