Posts Tagged ‘encubrimiento’

Legionarios de Cristo. Caso Colegio Mano Amiga Zomeyucan, Naucalpan, Estado de México

16 mayo 2009

Hemos recibido solicitudes de información sobre el caso de abuso sexual que sufrió una niña  en el Colegio Mano Amiga Zomeyucan, en Naucalpan, Estado de México.

Los Colegios Mano Amiga según publicitan son centros de desarrollo comunitario en donde niños y niñas provenientes de familias “necesitadas” reciben servicios educativos. Son operados por Fundación Altius, propiedad de la Legión de Cristo.

De acuerdo a información publicada por los periódicos Reforma y La Jornada en noviembre de 2007, se hizo público el abuso sexual que sufrió una niña en el Colegio Mano Amiga Zomeyucan, por el sacerdote Ricardo Rodríguez, Legionario de Cristo, que en ese entonces contaba con 60 años de edad.

En octubre de 2007 una madre de familia exigió a las autoridades escolares y de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, esclarecer el abuso sexual y violación que sufrió una menor que en ese entonces contaba con la edad de siete años, por el Padre Ricardo Rodríguez, Legionario de Cristo, quien nueve meses antes de que se conociera la denuncia fue trasladado a España.

La menor  tardo dos años en denunciar la agresión de la que fue objeto.

Evidentemente dicho traslado a Europa obedece al encubrimiento institucional que como mecanismo de defensa utilizan los Legionarios de Cristo, por encima de la dignidad y de los derechos humanos de la víctima.

Las declaraciones de la niña agredida señala que durante el recreo el Padre  Ricardo Rodríguez la llevaba al área de oración de la escuela para abusar sexualmente de ella, con el pretexto de que era mandato de Dios.

Asimismo se reporta que padres de familia indicaron que al menos cinco niñas habían sufrido algún ataque sexual por dicho sacerdote Legionario de Cristo.

La noticia apareció publicada en los links siguientes:

Reforma:

www.reforma.com/justicia/articulo/415/828583/default.asp?Param=4&PlazaConsul

www.reforma.com/justicia/articulo/415/828762/default.asp?Param=4&PlazaConsul

La Jornada:

www.jornada.unam.mx/2007/11/17/index.php?section=sociedad&articule=042n2soc

Si no es posible acceder a las ligas antes mencionadas y requieren de mayor información, la misma la tenemos digitalizada por lo que se nos puede solicitar en el correo electrónico siguiente:

conlajusticia@yahoo.com.mx

¿Como actúan los colegios privados ante los casos de pederastia que se presentan en sus instalaciones?

28 febrero 2009

 

 

Proceder de los Colegios PRIVADOS EN DONDE HA OCURRIDO abuso sexual POR SU PERSONAL en EL INTERIOR DE sus instalaciones

 

 

Conforme hemos conocido de casos de abuso sexual en diversas escuelas y colegios privados en diferentes Entidades Federativas, tanto laicos como religiosos, hemos constatado que la conducta de los directivos es prácticamente similar, incurriendo en lo siguiente:

 

Siempre de manera sistemática se niegan los hechos del abuso. Se trata de confundir a los padres de familia denunciantes.

 

Llegan al absurdo de pretender hacer creer a los padres que el menor invento los hechos, ya que es imposible que dentro de las instalaciones de la escuela o colegio haya sufrido abuso sexual alguno.

 

Se alega que los educandos están vigilados todo el tiempo y que dicha situación hace imposible lo manifestado por el menor agredido.

 

Se miniminizan los hechos, se insiste en que no pudo ocurrir el abuso y que el menor invento los hechos.

 

Se exageran las calidades académicas, laborales, éticas y morales de la persona señalada por el menor como su agresor.

 

Se hacen campañas de ataque violento y discriminación en contra de los padres de familia denunciantes, para ello utilizan a los demás padres de familia de la escuela o colegio, ya sea de forma individual o a través de la sociedad de padres de familia, maestras, maestros y demás personal académico y administrativo, llegando incluso al extremo violento de utilizar a los propios alumnos para agredir al menor violentado sexualmente.

 

Se le proporciona asistencia jurídica al agresor sexual e incluso se hacen campañas de apoyo económico para gastos de defensa, se le esconde y proporcionan los medios necesarios para huir de la justicia.

 

Dentro de esta campaña de protección al agresor sexual,  se suelen utilizar cartas firmadas por maestras, maestros, personal académico, administrativo y padres de familia, avalando una supuesta conducta intachable del sujeto señalado como pederasta y desde luego tratando de desacreditar a los padres de familia denunciantes, llegando incluso a afirmar situaciones falsas que tienden a atacar la moralidad y honorabilidad de dichas personas.

 

Se hacen juntas de padres de familia en donde se pretende nuevamente minimizar los hechos y señalan que jamás aconteció abuso sexual alguno y que los padres de familia denunciantes obedecen a intereses políticos o fuerzas ocultas, así como que lo que verdaderamente persiguen es obtener un supuesto beneficio económico (extorsionadores o chantajistas) a costa de su propia hija o hijo.

 

Incluso sabemos de un caso en donde se hacen juntas periódicas para informar el avance de los asuntos jurídicos intentados por los padres de familia ofendidos en contra de los pederastas, desde luego faltando a la verdad con el objeto de crear confianza en la sociedad de padres de familia.

 

Generalmente se ensañan en contra de la madre de familia denunciante, descalificándola con adjetivos de todo tipo, principalmente diciendo que esta afectada de sus facultades mentales, que es una vividora, prostituta y demás calificativos cobardes y perversos que atacan su moralidad.

 

En escuelas y colegios ubicados fuera del Distrito Federal, hemos conocido que incluso se han hecho marchas en defensa tanto de la institución de educación como de los mismos pederastas.

 

Se utilizan a los maestros y maestras, como lideres de opinión en sus respectivos salones de clase, para influir en los demás padres de familia y crear un clima de infierno a los padres de familia denunciantes.

 

En los procedimientos legales, utilizan tanto a maestros, maestras y padres de familia para que sirvan de testigos en contra de los intereses de los menores abusados sexualmente, incluso con plena conciencia de que son hechos falsos sobre los que deben declarar.

 

Controlan a los medios de información. Incluso en el caso de los Legionarios de Cristo utilizan a una empresa especializada  en el control de la información en momentos de crisis. En el caso del Estado de Oaxaca, utiliza el aparato estatal de comunicación social para tales efectos.

 

Controlan a las autoridades públicas, entre las que se incluyen al Ministerio Público, Jueces y Magistrados encargados de los casos.

 

Esta conducta de las escuelas y colegios provoca impunidad y corrupción, al darle protección al agresor sexual, lo que genera una absoluta complicidad, que debe necesariamente ser castigada.

Marcial Maciel y la verdad

19 febrero 2009

El pasado doce de febrero de dos mil ocho, en los periódicos “Reforma” y en “La Jornada”, se publicó el desplegado siguiente:

 

¿Hasta cuándo dejará El Vaticano de encubrir los crímenes de abuso sexual que cometió Marcial Maciel?

…la Iglesia tiene ya que limpiarse de muchas cosas igual que nosotros tenemos que hacer nuestra labor de limpiar nuestras vidas…

 

(Señora Flora Garza Barragán entrevistada por Carmen Aristegui MVS Noticias, 5 de febrero de 2009)

 

 

Ante el inusitado reconocimiento público por parte de los Legionarios de Cristo, de que su fundador Marcial Maciel vivió una “doble vida”, eufemismo para decir que abusó sexualmente y embarazó a una adolescente de 15 años, queremos compartir las siguientes reflexiones:

 

1) Este hecho constituye un cambio cualitativo, aunque a todas luces insuficiente, en la actitud que la Legión de Cristo ha mantenido ante los actos de su fundador al aceptar que tuvo una conducta “impropia”, calificativo que está lejos de definir un acto que la ley civil considera como criminal.

 

2) Por lo mismo, se ignora nuevamente el injustificable sufrimiento causado a un sinnúmero de niños y de adolescentes que fueron abusados sexualmente por el fundador de los Legionarios de Cristo, que confiaban plenamente en quien ellos veían como el representante de Dios.  

 

3) La “doble vida” del fundador de los Legionarios de Cristo, no hubiera sido posible sin la específica colaboración y complicidad de miembros connotados de la Legión y de las autoridades vaticanas que la conocían y que la protegieron a ciencia y conciencia. De otra manera no se entiende la aparente sorpresa de aquellos que lo arroparon, como si de pronto la conducta “impropia” apareciera de la nada. La “doble vida” tuvo y tiene efectos específicos en la institución legionaria y más allá de ésta en la manera de compartimentar la vida de la organización, que está en consonancia con la política vaticana para este tipo de casos.

 

4) Amplios sectores de la sociedad se han sumado a la exigencia de justicia de las víctimas de Marcial Maciel. Hoy reiteramos esta exigencia en un momento en el que es inadmisible el fuero eclesiástico, en el que ninguna institución puede ser eximida de la rendición de cuentas ante la ley.

 

5) Ante las recientes revelaciones sobre la “doble vida” de Marcial Maciel, exigimos a la orden de los Legionarios de Cristo y a las autoridades eclesiásticas que se deslinden públicamente de lo que hasta ahora ha parecido un encubrimiento cómplice y demuestren su vocación de seguir el Evangelio y su compromiso con la justicia, al ofrecer:

·        Un pronunciamiento público oficial donde se finquen responsabilidades de los delitos canónicos y civiles cometidos por Marcial Maciel

·         Una petición de perdón por el inconmensurable daño causado a las víctimas de abuso sexual

·         Un llamado al Papa para que exija la revisión del proceso que se llevó a cabo en contra de Maciel y que reivindique la honorabilidad y la fama de todos aquellos que fueron llamados a presentar su declaración bajo juramento de excomunión por haberlo hecho de buena fe y diciendo la verdad

·         El esclarecimiento de estos delitos y la reparación de los daños por respeto a las víctimas y a todo el pueblo católico

·         Un profundo cambio institucional para evitar que en el futuro niños y niñas inocentes sean víctimas del abuso sexual de los sacerdotes, bajo el amparo, la protección y el encubrimiento de la Iglesia

Finalmente, llamamos a la feligresía católica y a todas las personas de buena fe a que se unan a este reclamo y no permitan más la impunidad en el seno de nuestra Iglesia, la cual suele poner la preservación de su imagen, por encima del respeto a los derechos humanos de sus fieles y de las leyes civiles a las que todo ciudadano debe estar sujeto.

Firmas: Alberto Athié; Arturo Díaz Betancourt; Carlos Fazio; Católicas por el Derecho a Decidir; Frente por la Cultura Laica; Fundación de la Mano con la Justicia; Leticia Valdés; Jesús Romero; José Bonilla; Malú Micher Camarena; Observatorio Eclesial; Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes; SNAP México; Red Democracia y Sexualidad, DEMYSEX; Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir; Red por los Derechos de la Infancia en México; Roberto Blancarte.

 

Responsable de la publicación: Aidé García Hernández