¿Como actúan los colegios privados ante los casos de pederastia que se presentan en sus instalaciones?

 

 

Proceder de los Colegios PRIVADOS EN DONDE HA OCURRIDO abuso sexual POR SU PERSONAL en EL INTERIOR DE sus instalaciones

 

 

Conforme hemos conocido de casos de abuso sexual en diversas escuelas y colegios privados en diferentes Entidades Federativas, tanto laicos como religiosos, hemos constatado que la conducta de los directivos es prácticamente similar, incurriendo en lo siguiente:

 

Siempre de manera sistemática se niegan los hechos del abuso. Se trata de confundir a los padres de familia denunciantes.

 

Llegan al absurdo de pretender hacer creer a los padres que el menor invento los hechos, ya que es imposible que dentro de las instalaciones de la escuela o colegio haya sufrido abuso sexual alguno.

 

Se alega que los educandos están vigilados todo el tiempo y que dicha situación hace imposible lo manifestado por el menor agredido.

 

Se miniminizan los hechos, se insiste en que no pudo ocurrir el abuso y que el menor invento los hechos.

 

Se exageran las calidades académicas, laborales, éticas y morales de la persona señalada por el menor como su agresor.

 

Se hacen campañas de ataque violento y discriminación en contra de los padres de familia denunciantes, para ello utilizan a los demás padres de familia de la escuela o colegio, ya sea de forma individual o a través de la sociedad de padres de familia, maestras, maestros y demás personal académico y administrativo, llegando incluso al extremo violento de utilizar a los propios alumnos para agredir al menor violentado sexualmente.

 

Se le proporciona asistencia jurídica al agresor sexual e incluso se hacen campañas de apoyo económico para gastos de defensa, se le esconde y proporcionan los medios necesarios para huir de la justicia.

 

Dentro de esta campaña de protección al agresor sexual,  se suelen utilizar cartas firmadas por maestras, maestros, personal académico, administrativo y padres de familia, avalando una supuesta conducta intachable del sujeto señalado como pederasta y desde luego tratando de desacreditar a los padres de familia denunciantes, llegando incluso a afirmar situaciones falsas que tienden a atacar la moralidad y honorabilidad de dichas personas.

 

Se hacen juntas de padres de familia en donde se pretende nuevamente minimizar los hechos y señalan que jamás aconteció abuso sexual alguno y que los padres de familia denunciantes obedecen a intereses políticos o fuerzas ocultas, así como que lo que verdaderamente persiguen es obtener un supuesto beneficio económico (extorsionadores o chantajistas) a costa de su propia hija o hijo.

 

Incluso sabemos de un caso en donde se hacen juntas periódicas para informar el avance de los asuntos jurídicos intentados por los padres de familia ofendidos en contra de los pederastas, desde luego faltando a la verdad con el objeto de crear confianza en la sociedad de padres de familia.

 

Generalmente se ensañan en contra de la madre de familia denunciante, descalificándola con adjetivos de todo tipo, principalmente diciendo que esta afectada de sus facultades mentales, que es una vividora, prostituta y demás calificativos cobardes y perversos que atacan su moralidad.

 

En escuelas y colegios ubicados fuera del Distrito Federal, hemos conocido que incluso se han hecho marchas en defensa tanto de la institución de educación como de los mismos pederastas.

 

Se utilizan a los maestros y maestras, como lideres de opinión en sus respectivos salones de clase, para influir en los demás padres de familia y crear un clima de infierno a los padres de familia denunciantes.

 

En los procedimientos legales, utilizan tanto a maestros, maestras y padres de familia para que sirvan de testigos en contra de los intereses de los menores abusados sexualmente, incluso con plena conciencia de que son hechos falsos sobre los que deben declarar.

 

Controlan a los medios de información. Incluso en el caso de los Legionarios de Cristo utilizan a una empresa especializada  en el control de la información en momentos de crisis. En el caso del Estado de Oaxaca, utiliza el aparato estatal de comunicación social para tales efectos.

 

Controlan a las autoridades públicas, entre las que se incluyen al Ministerio Público, Jueces y Magistrados encargados de los casos.

 

Esta conducta de las escuelas y colegios provoca impunidad y corrupción, al darle protección al agresor sexual, lo que genera una absoluta complicidad, que debe necesariamente ser castigada.

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: